Bienvenida....

"PALIZADA ESTA DE FIESTA AL RECIBIR EL RECONOCIMIENTO DE PUEBLO MÁGICO...."

viernes, 27 de agosto de 2010

EL PALO Y COCHINO ENCEBADO TRADICIONES QUE PERDURAN EN EL MARCO DE LA FERIA PALIZADA PUEBLO MAGICO 2010.



Palizada Campeche a 27 de Agosto. Con la finalidad de seguir preservando las tradiciones, en el marco de la feria del Bicentenario Palizada “Pueblo Mágico” 2010, el Gobierno Municipal a través de la coordinación de deporte, organizo el tradicional juego de palo y cochino encebado.

Acto que tuvo lugar frente a las instalaciones del DIF municipal, donde se conto con la presencia de las Autoridades de la actual administración municipal, quienes dieron fe y legalidad a la organización y premiación del evento.

Participaron 8 equipos integrados por 3 personas, mismos que fueron capitaneados por Carlos Abreu González, Omar Ochoa Sarao, Gregorio Sánchez Acate, Jonathan Días Morales, Benjamín Álvarez Góngora, Francisco López Ocampo, José Sánchez Acata y Luis Rodríguez Morales, quienes su meta era lograr subir al palo encebado que media aproximadamente 6 metros de altura.

Cabe mencionar que los ganadores del palo encebado fueron Pedro Jiménez López, Eusebio Gómez López y Carlos Jiménez Méndez, quienes se hicieron acreedores del dinero en efectivo, siendo la cantidad de 900 Pesos, despensas, refrescos, botella de licor, útiles escolares, entre otros, que se dividieron en partes iguales.


Posteriormente se llevo a cabo el cochino encebado el cual fue soltado para que fuera capturado por los participantes, siendo los afortunados José Francisco Rueda García y Jorge Joaquín Gómez Arias, quienes lograron sujetar al porcino después de haberlo perseguido y como premio se quedaron con el animal de 30 kilos de pesos

Por su parte Miguel Ángel García Aparicio, Director de la Casa de la Cultura, dijo que ojala nunca muera la tradición en nuestro municipio, sino al contrario perdure con mayor motivación entre los jóvenes que gustan de participar en este evento.

Así mismo exhorto a la ciudadanía a no dejar decaer las actividades de este tipo, haciendo de la feria anual una verdadera tradición de derroche y alegría de los asistentes a los actos culturales, deportivos y religiosos.